Google+ Followers

viernes, 9 de diciembre de 2011

Controlar nuestras sensaciones

Hoy por fin he encontrado el momento de volver a escribir, simplemente necesitaba un tema que me motivase a hacerlo, y os estaréis preguntando cuál es, el tema es la envidia.

La envidia es esa sensación que todo el mundo tiene cuando ve algo en los demás que le gustaría tener a él. Esta sensación se puede medir en diferentes grados, está lo que llamamos "envidia sana", que nos lleva a admirar en cierto modo a la persona que tiene eso que nosotros querríamos tener, pero sin desearle ningún mal, para algunas personas no existe, porque son incapaces de sentir admiración sin sentir rabia o frustración.

Precisamente estas son las sensaciones que provoca la ENVIDIA propiamente dicha. Lo que habría que plantearse son algunas cuestiones: ¿por qué me siento así? ¿qué he hecho yo para conseguir lo que tiene ahora esa persona? Si he hecho algo ¿qué ha salido mal? ¿qué más podría haber hecho?

Si eres de esas personas propensas a sentir envidia hacia otras personas, no estaría mal hacer una reflexión al respecto y que esta sensación desagradable nos ayude a motivarnos para conseguir lo que deseamos. Consiste en cambiar esta sensación negativa en una positiva, un propulsor hacia nuestros objetivos y metas... Intentémoslo...

sábado, 12 de noviembre de 2011

Revista especializada en Coaching: COACHING CONNECTION.es

Hola a tod@s!!

Hoy me gustaría presentaros la nueva revista especializada en Coaching que se lanzó el pasado Jueves día 10 de Noviembre.

Espero que os guste!!!

http://www.coachingconnection.es/

jueves, 22 de septiembre de 2011

¿Mi objetivo es real?

En septiembre volvemos a la rutina, la vuelta al trabajo, estudios, etc… Después de la época estival y las bien merecidas vacaciones, todo son buenos propósitos.



Queremos apuntarnos al gimnasio, dejar de fumar, aprender un idioma, estudiar una carrera nueva… Pero… ¿Nos hemos parado a pensar en la calidad y cantidad de nuestros objetivos?


Lo primero que debemos hacer es analizar cada uno de nuestros nuevos objetivos, proponernos una fecha para cumplirlos, buscar las herramientas de las que disponemos actualmente y conocer cuáles debemos conseguir para llegar a la meta propuesta. También debemos analizar que la consecución de las mismas también sea realista.


Es muy importante que el objetivo en cuestión sea realista y que nos incumba única y exclusivamente a nosotros mismos. No puedo plantearme un objetivo que se base en el esfuerzo o implicación, por mínima que sea, de otra persona (por ejemplo, conseguir que mi hijo coma pescado), ya que cabe la posibilidad de que no lo cumplamos, aún habiendo puesto todo de nuestra parte, ya que interviene también la voluntad de otro individuo.


Tampoco podemos pretender conseguir metas que son físicamente imposibles, como por ejemplo si una persona de 1´60 m se propone medir 1´80. Ahora se ve lógico, pero a veces nos empeñamos en conseguir cosas así de complejas…


Una vez hemos analizado todo esto de cada uno de nuestros objetivos, es el momento de mirar cuántos objetivos pretendemos abarcar al mismo tiempo y si son compatibles entre ellos. Es imprescindible calendarizar nuestras acciones para conseguir estos objetivos, ya que debemos ver que, aunque los objetivos en sí sean compatibles, no se conviertan en incompatibles por cuestión de otros factores, como podría ser tiempo o dinero (si el martes a las 18h voy al gimnasio no puedo ir ese día a la misma hora a clase de inglés).


Ya sé que lo que estoy escribiendo no es desconocido para nadie, e incluso puede que estéis pensando que no es necesaria una explicación para algo tan sencillo, pero como casi todos vosotros sabéis, debido a mi profesión como Coach, veo muchos casos de objetivos desproporcionados, irreales, o mal gestionados, simplemente por el hecho de que no solemos sentarnos previamente a hacer este análisis.


¿Por qué no empezamos por el principio?


Recordad que en esta vida se puede conseguir todo lo que uno se proponga siempre que se gestione bien el proceso que se elija para caminar hacia esa meta. Os deseo muchos éxitos con vuestros nuevos objetivos.

viernes, 19 de agosto de 2011

La necesidad de unos días de vacaciones

A estas alturas del mes de Agosto, mucha gente ya ha terminado sus vacaciones, otros las están empezando, algunos están esperando para comenzar a disfrutarlas, pero... este año, hay mucha gente que se quedará sin ellas.



En los tiempos de crisis que estamos viviendo, y debido a la situación económica de algunas empresas y de muchas familias, hay mucha más gente que ha decidido seguir trabajando durante el período vacacional que le correspodía y cambiarlo por una contraprestación económica.


Entiendo cuáles pueden ser los motivos, en unos casos, es la empresa, la que, al haber despedido a gente por cuestiones económicas, exprime a los trabajadores que todavía continúan en plantilla y les pide que renuncien a sus vacaciones para poder hacer frente al trabajo pendiente. En otros casos, es la situación económica de la familia del empleado, debido a la altas tasas de desempleo, la que le obliga a negociar esta situación con su empleador.


Sin embargo, sea cual fuere la causa, es importante conocer por ambas partes, cuáles pueden ser las consecuencias de que no se disfruten las correspondientes vacaciones.


Las vacaciones son imprescindibles para aliviar el estrés. Si un empleado está estresado y no se toma el respiro necesario para poder librarse de esa situación, ésta se puede convertir en algo fatal, tanto para el trabajador, como para el empleador.


Todos sabemos las consecuencias que puede tener una acumulación de estrés. Tanto desde el punto de vista de la convivencia o ambiente laboral, ya que el estrés nos vuelve irritables, como desde el punto de vista de la salud, ya que está científicamente probado que los picos de estrés pueden desencadenar en enfermedades de todo tipo, que puden ir desde problemas en la piel, pasando por diabetes, hipotiroidismo o problemas renales, entre otros. Las conscuencias de todas estas enfermedades perjudicarán tanto al empleado como al empresario, ya que, bajo mi punto de vista, es preferible tener a un empleado de vacaciones unos días, que tenerlo de baja por enfermedad.


Esta es sólo una pequeña reflexión, para que quienes han decidido negociar el cambio de sus vacaciones por contraprestaciones económicas, ya sea por parte de la empresa, o del trabajador, teniendo en cuenta cuáles pueden ser las consecuencias de sus actos. Personalmente, considero que unos días de vacaciones no le vienen mal a nadie y a partir de esta reflexión, cada uno es libre de hacer lo que quiera, siempre con la información necesaria.


miércoles, 3 de agosto de 2011

Hacer lo que se espera de tí

Tras algunos sucesos que he vivido a lo largo de mi vida, sumados a situaciones que me han ido comentando otras personas, hoy me veo casi obligada a escribir sobre este tema.

Me he dado cuenta, de que hay muchas veces, en que nos vemos obligados a hacer cosas que no nos apetecen, simplemente porque es lo que se espera de nosotros. Esto puede llevarnos a cometer muchos errores y a entrar en un círculo vicioso que nos puede llevar al abismo más profundo si no lo sabemos controlar.

Todo empieza en nuestra infancia, cuando intentamos contentar a nuestros padres con cada uno de nuestros actos, empezamos a andar porque ellos son felices cuando lo hacemos, y aunque nos caigamos y nos hagamos daño, sintamos miedo a volverlo a intentar, lo volvemos a hacer porque ellos nos lo piden.

Más tarde, cuando empezamos a relacionarnos socialmente, intentamos hacer las cosas que más gustan a nuestros amigos, primos o hermanos mayores, por el simple hecho de que queremos ser aceptados por ellos.

La cosa se empieza a complicar cuando llegamos a la adolescencia, donde podemos optar por varios caminos, pero en cualquiera de ellos que escojamos, nuestro comportamiento siempre va a estar guiado por el afán de impresionar a otras personas, hacer lo que otros quieren que hagamos, ya sean nuestros padres, profesores, amigos, personas del sexo opuesto... nos volvemos más rebeldes, pero sólo en apariencia, en realidad es la época de nuestra vida en la que somos más influenciables, con la única diferencia, de que las personas en las que basamos nuestro comportamiento, suelen cambiar, ya no intentamos impresionar a nuestros padres o familiares, sino que nos interesa más nuestro grupo de amigos, sobre todo los del sexo opuesto.

Hasta este punto, todo parece normal y entra dentro del desarrollo normal de todo ser humano, el problema nos lo encontramos, cuando a nuestra edad adulta, todavía seguimos actuando como los demás quieren que lo hagamos.

Cuando nuestras amistades nos exigen un determinado comportamiento por el simple hecho de ser amigos, como por ejemplo que quedemos con ellos habitualmente, o que mantengamos un contacto obligatorio, que acudamos a determinados eventos, etc...

Cuando nuestra familia demanda la mayoría de nuestra atención, cuando se nos exige un comportamiento determinado, y ya no sólo nuestro, sino que esto suele ser extensible al resto de miembros de la familia formada posteriormente (pareja, hijos, etc) que puede estar o no de acuerdo con esas normas impuestas.

Cuando nos llegamos a sentir mal porque no tenemos cierto status social, porque nos hemos quedado desempleados, y pensamos antes en lo que vamos a decepcionar a los demás, que en cómo va a ser nuestra vida...

Entonces hemos generado un problema con nuestro comportamiento complaciente para con los demás. Llega un punto en que la gente está tan acostumbrada a que hagas lo que ellos esperan de tí, que se convierte en una obligación y si en un momento dado fallas en cualquier pequeño detalle, se va a considerar como un daño irreparable.

Entonces es el momento de pararte a pensar... ¿Dónde está el fallo? Es una buena pregunta para reflexionar sobre el tema... ¿Crees que es un fallo de los demás? ¿O es una consecuencia de tus propios actos? ¿Cómo crees que podrías atajar este problema?

Estaré encantada de recibir vuestras conclusiones, yo ya encontré las mías...

lunes, 25 de julio de 2011

El observador que somos

Esta publicación la he visto en el "Espacio de Coaches Ontológicos", grupo del que soy miembro desde hace un tiempo, como es un grupo cerrado de Facebook, he decidido publicar el escrito en mi blog para que todos vosotros podáis disfrutarlo también. Espero que os haga pensar como me hizo pensar a mí...





Era una vez, una industria de calzado, que desarrolló un proyecto para exportar zapatos a la India. La Gerencia de la empresa envía a sus dos mejores consultores a puntos diferentes de la India para hacer las primeras observaciones del potencial de compra de aquel futuro mercado.

Después de algunos días de investigación, uno de los consultores envía el siguiente fax a la gerencia de la industria:

“Señores, cancelen el proyecto de exportación de zapatos para la India. Aquí nadie usa zapatos”.

Sin saber de ese fax, algunos días después, el segundo consultor manda el siguiente mensaje:

"Señores, tripliquen el proyecto de exportación de zapatos para la India. Aquí todavía nadie usa zapatos."

Como pueden apreciar, la misma situación era un tremendo obstáculo para uno de los consultores y una fantástica oportunidad para el otro consultor.

De la misma forma, todo en la vida puede ser visto de diferentes maneras y con enfoques distintos. La sabiduría popular nos traduce esta situación de la siguiente manera:

"Los tristes sienten que el viento gime; los alegres sienten que él nos canta”.

El mundo es como un espejo que devuelve a cada persona el reflejo de sus propios pensamientos.

viernes, 22 de julio de 2011

Quemando etapas...

Hay momentos en la vida que invitan a la reflexión, normalmente es en esos momentos cuando la gente nos dice que nos ve raros o “de bajón”, y no necesariamente tenemos que estarlo, simplemente estamos reflexionando...

Habitualmente, ese tipo de períodos de reflexión nos ayudan a evolucionar, sin embargo, a veces es duro dejar atrás determinadas cosas para avanzar hacia una nueva meta.

¿Cómo se estructura nuestra evolución como seres humanos? Pues en cualquier faceta de la vida, nuestra evolución se estructura en varias etapas, ya sea a nivel profesional, personal, relacional, etc...

Empezamos siempre por etapas inferiores o más sencillas, y a medida que vamos adquiriendo experiencia y por consiguiente confianza en nosotros mismos y en lo que hacemos, vamos “quemando” esas etapas para embarcarnos en una nueva aventura que nos llevará hasta la siguiente etapa.

En esta evolución natural, a veces se hace duro ese cambio, ya que solemos acomodarnos en el lugar donde dominamos cualquier situación, pero personalmente, considero que es de cobardes quedarse estancado y negarse a avanzar por el hecho de “controlar la situación”.

Embarcarnos hacia cosas nuevas, donde hay que asumir riesgos siempre genera intranquilidad e inquietud, pero si no nos ponemos a ello va a ser difícil que avancemos en la vida (por no decir imposible). Hay que quitarse el miedo a lo desconocido.

Y si fracasamos... ¿qué es lo peor que nos puede pasar? Quizás que nos tengamos que volver a levantar, sacudirnos el polvo y volver a empezar.

Son los períodos de reflexión de los que hablaba antes donde hay que hacer una lista de pros y contras, analizar todo lo que puede ocurrir... y si nos daños que provocaría el fracaso no son irreparables... no debemos dudar en emprender la aventura de buscar nuevos caminos, quemar etapas e intentar avanzar hacia nuestro nuevo futuro.

Las vacaciones suelen ser un período muy propicio para plantearnos nuevos retos y proyectos, para planificar cómo será nuestro próximo ciclo a partir de septiembre, así como el final y principio del año, que también nos animan a emprender nuevos retos. En estas épocas es cuando se llenan los gimnasios, las academias de idiomas, los centros para dejar de fumar, consultas de coaching, etc...

Es muy importante la constancia en todo lo que emprendemos, ya que no sirve de nada empezar muy fuerte para dejar nuestro nuevo e ilusionante proyecto al cabo de unas semanas. Así que hay que analizar muy bien el por qué de todo lo que hacemos, debemos buscar una motivación suficientemente fuerte y si vemos que nuestra meta no es proporcionada, buscar una que se adapte a nuestras condiciones presentes. Esto no significa que no vayamos a llegar a la meta que nos habíamos propuesto, sólo que hay que ser realistas e ir marcándonos objetivos alcanzables en el presente para que progresivamente nos vayamos acercando a nuestra meta final. Mediante estos objetivos iremos “quemando” las etapas necesarias para conseguir llegar a donde nos habíamos propuesto inicialmente.

Dicho esto, cuando os llegue el momento de reflexionar, espero que lo hagáis de la manera que os vaya a ser más beneficiosa. No me queda más que deseados mucha suerte en vuestros nuevos proyectos...

jueves, 14 de julio de 2011

¿A donde nos lleva el rencor?

Tenemos una creencia generalizada sobre lo importante que es el orgullo para hacernos respetar en la sociedad. Ligado a éste, vienen otras consecuencias como por ejemplo el rencor.

¿Y cómo podríamos definir el rencor? Es un profundo resentimiento que se incuba como una enfermedad. el rencoroso se aferra a ese sentimiento de manera obstinada y obsesiva, lo cual puede llegar a provocar debilidad en su salud mental. Según el diccionario, es un sentimiento arraigado y persistente. Y en términos más coloquiales, yo lo definiría como esa mala sensación que sentimos al hablar de algo o de alguien que en el pasado nos pudo causar algún daño.

Hace poco, en un curso sobre actitud, explicaba a los asistentes que la actitud tiene tres componentes: el cognoscitivo, que nos permite conocer un objeto social, el emotivo, que nos hace sentir algo hacia ese objeto social y el conductual, que es el que hace que nos comportemos de una u otra manera ante el mismo.

Basándonos en esta teoría, personalmente considero que el rencor puede resultar bastante absurdo. Y para llegar a esta conclusión sólo hay que hacerse unas preguntas que nos pueden servir para esta y otras situaciones:

¿Cómo me hace sentir? y sobre todo ¿Qué me aporta esta situación?. Poca gente (por no decir nadie) sería capaz de contestar algo positivo a estas dos preguntas... entonces no me queda más remedio que lanzar una tercera pregunta... ¿Y por qué me decanto por la opción del rencor? supongo que la respuesta a esta pregunta nos lleva al mismo punto de partida, es una cuestión de orgullo o dignidad, o como hayamos preferido llamarlo, pero todos sabemos de qué se trata.

Sólo me gustaría que hiciésemos una reflexión al respecto, que por defecto profesional la basaré en una pregunta ¿qué gano siendo tan orgulloso? quizás que me respeten, o que me tengan en consideración, incluso que la gente pueda llegar a tener miedo a mis reacciones debido a mi carácter altivo... puede ser...

Pero la siguiente pregunta seguramente no nos la hayamos planteado nunca... ¿Y qué pierdo siendo tan orgulloso? A simple vista nos cuesta ver las cosas que hemos podido llegar a perder a lo largo de toda nuestra vida, pero si nos sentamos delante de un papel en blanco con un bolígrafo en la mano, puede que lleguemos a una conclusión que no nos guste. Si lo pensamos bien, por nuestro orgullo hemos perdido amistades, oportunidades de pasarlo bien y disfrutar, incluso puede que alguna pareja, quizás nuestra relación con algún familiar se ha visto perjudicada por esto mismo... y mi pregunta final es... ¿Merece la pena?

Sentémonos, reflexionemos y saquemos conclusiones, espero que aprendamos a vivir sin tanto rencor.

miércoles, 15 de junio de 2011

Las actitudes en condiciones extremas de supervivencia: Sir Ernest Shackleton

Sir Shackleton en 1914 junto a 28 hombres en el Endurance, se propone atravesar la Antártida, sin embargo la nave queda atrapada entre los hielos polares, y después de que quedase destruida deben abandonarla. Liderados por Shackleton, cazan focas y pingüinos disputándoselas peligrosamente a las Orcas, pero lo que tuvo un impacto significativo sobre el futuro de todos esos hombres, fue que sobre los témpanos de hielo organizaban competiciones deportivas, celebraban cumpleaños, leían la Enciclopedia Británica, y se las arreglan para tener todos los días actividades que les ayudasen a mantener la moral arriba. Finalmente, Shakleton logra encontrar ayuda, son rescatados por la nave Chilena Yelcho y vuelven a casa todos sanos y salvos.


Shackleton no había perdido ni un solo hombre en los tres años que duró su expedición. La aventura de Shackleton, es posiblemente la más importante de cuantas se han vivido en los Polos, y aunque no aportó ningún beneficio material, ni ningún avance científico, a excepción de la experiencia personal de los protagonistas, la supervivencia de todos los participantes supone en sí misma un triunfo, una victoria del hombre sobre las condiciones naturales más adversas basándose en un elemento fundamental: el manejo todo el tiempo de la actitud en la tripulación.

jueves, 2 de junio de 2011

El líder nace o se hace (continuación)

El líder es la referencia dentro de un grupo (ya sea un equipo deportivo, un curso universitario, una compañía de teatro, el departamento de una empresa, etc.). Es la persona que lleva "la voz cantante" dentro del grupo; su opinión es la más valorada.


El liderazgo no tiene que ver con la posición jerárquica que se ocupa: Una persona puede ser el jefe de un grupo y no ser su líder y, al contrario, puede ser el líder sin ser el jefe.

A los miembros del grupo les inspira confianza saber que al frente del mismo se encuentra el líder. Lo que caracteriza al líder es su habilidad para conducir equipos; aunque muchas son las cualidades que definen al líder.

Visionario: se caracteriza por adelantarse a los acontecimientos, por anticipar los problemas y detectar oportunidades mucho antes que los demás. Persona de acción: no se contenta con soñar, el líder quiere resultados. Brillante: el líder sobresale sobre el resto del equipo. Coraje: no se amilana ante las dificultades. Contagia entusiasmo: consigue que el equipo le siga, que comparta sus objetivos. Gran comunicador: habilidad que le va a permitir "vender" su visión de manera sugerente. Convincente: sabe presentar sus argumentos de forma que consigue ganar el apoyo de la organización. Gran negociador: el líder es muy hábil negociando. Capacidad de mando: es una persona comprensiva, pero no una persona blanda. Exigente: con los demás, pero también, y muy especialmente, consigo mismo. Carismático: si además de las características anteriores, el líder es una persona carismática, nos encontraríamos ante un líder completo. No obstante, hay que señalar que es perfectamente posible un líder sin carisma. Honestidad: unos elevados valores éticos son fundamentales para que el liderazgo se mantenga en el tiempo. Cumplidor: el líder tiene que ser una persona de palabra: lo que promete lo cumple. Coherente: el líder tiene que vivir aquello que predica.

Otras características del líder, asimismo importantes, que permiten fortalecer su papel, son las siguientes:

Trabajador: el líder debe mostrar una gran dedicación al trabajo, debe predicar con el ejemplo, trabajar duro, que el grupo vea que está volcado con lo que hace. Pero debe ser capaz de llevar una vida equilibrada, de compaginar su actividad profesional con su faceta personal, familiar, social, etc. Perseverante: Tan sólo la perseverancia permitirá triunfar en el empeño. Flexible: Un auténtico líder no teme que por cambiar su punto de vista o por aceptar la opinión de otra persona esté dando muestras de debilidad. Autodominio: tiene que ser una persona fuerte, capaz de mostrar serenidad e infundir tranquilidad en los momentos más difíciles. Prudente: aunque el líder sea una persona que asume riesgos, no por ello deja de ser prudente. Realista: el líder está siempre con los pies en el suelo. Justo: el líder debe ser (y parecer) una persona justa. Humano, accesible y humilde: el líder es una persona cercana. Generoso: la generosidad es fundamental en todo líder. Culto: El líder debe preocuparse por desarrollarse personalmente, por alcanzar un elevado nivel cultural. Inquieto: es una persona inconformista. Con sentido del humor: el humor es fundamental en la vida, siendo especialmente útil en los momentos de dificultad. Optimista: el optimismo es contagioso, se expande al resto. En buena forma física: el líder tiene que cuidarse, llevar una vida sana, hacer deporte, cuidar su alimentación, descansar. Es la única forma de poder rendir al 100%.

Después de leer todas estas características te estarás preguntando si hay que nacer con algún don innato para poder llegar a ser un buen líder.

La opinión generalizada es que hay líderes que nacen con capacidades innatas y hay otros que se van formando en su desarrollo profesional y personal.

Las habilidades innatas favorecen el desarrollo del líder, pero a veces resulta más determinante la formación que uno va adquiriendo y la experiencia que va acumulando.

Personalmente, opino que todas estas cualidades se pueden ir entrenando poco a poco y finalmente, conseguir llegar a la excelencia.

Desde aquí, te animo a trabajar estos aspectos para poder llegar a ser el líder de tu grupo de trabajo u ocio, y como siempre, te insto a que me comentes tus experiencias!

martes, 24 de mayo de 2011

El Ave Fénix

Era un soleado día de verano, Carmen era estudiante de Derecho y estaba en plena época de exámenes. Estaba preparando un examen oral de Derecho Penal. Cada vez que se veía subiendo a la tarima delante de todos sus compañeros a responder las preguntas del profesor, le temblaban las piernas, aparecía el sudor frío y sentía una taquicardia. Era tan importante aprobar… que no sabría qué podía pasar si no lo hacía. Sonó su teléfono móvil, era un mensaje de Miguel, un buen amigo que ese día recogía su coche nuevo del concesionario. El mensaje decía “asómate a la ventana y verás la joya que me he comprado”. Carmen se asomó, pero al ver el flamante coche, no se pudo resistir y le hizo señas de que no se fuese, que iba a bajar. En un segundo estaba bajo admirando el coche de su amigo. Él la invitó a conducirlo y sin pensárselo se puso al volante, salió del pueblo, y se encaminó hacia la ciudad por la autovía. Por el camino iban charlando de muchas cosas, los exámenes de ella… la nueva conquista amorosa de él…


A la vuelta, estaban parados en un semáforo a la salida de la ciudad mientras Miguel contaba un chiste sobre un avión y Carmen reía alegre. En ese momento, se oyó un ruido muy fuerte y Carmen escuchó cómo Miguel maldecía… todo se volvió distinto, sabía que se movía pero no hacia qué dirección ni por qué, soltó los pedales y el volante dejándose llevar y pensando que iba a morir. No entendía muy bien qué pasaba, pero cuando abrió los ojos vio a su amigo con los ojos cerrados y la boca abierta. En seguida se acercó un chico y le preguntó cómo estaba, a lo que ella sólo podía contestar “le he matado”. Le dijeron que saliese del coche, pero ella no quería, se sentía tan culpable que sólo deseaba que el coche explotase con ella dentro. Mientras tanto, alguien intentó abrir la puerta del coche para intentar sacarla a la fuerza, pero se dieron cuenta de que no se abría. Al cabo de un rato, Miguel abrió los ojos, miró a Carmen, sonrió y le dijo “mala hierba nunca muere”. Una vez recuperado, Miguel se dio cuenta de que Carmen estaba atrapada por el chasis del coche, que se había arrugado como un papel cuando ya no sirve. No pasó mucho tiempo cuando llegaron los bomberos junto a la ambulancia, mientras intentaban sacarla del coche, Carmen empezó a escuchar el relato de lo que había sucedido de boca de los testigos que se apiñaban alrededor del coche y empezó a comprender que había tenido un accidente. Según oía a la gente, habían dado tres vueltas de campana y se habían desplazado hasta el otro carril, ahora se daba cuenta de que no le sonaba estar allí antes. Todos estaban muy preocupados, pero ella estaba bien, no le dolía nada, sólo la cabeza, eso sí, el dolor de la cabeza era terrible.

Una vez estuvo fuera del coche, la pusieron en una camilla, le pusieron un collarín enorme y la subieron a la ambulancia. Fue de camino al Hospital cuando se dio cuenta de que sólo le dolía la cabeza porque no sentía el resto del cuerpo. Miguel intentaba mantener el ánimo y seguía contando anécdotas para distraerla, mientras la doctora se esforzaba en hacer todo tipo de pruebas.

Se quedó ingresada en el hospital, tenía una lesión en un ojo que hubo que operar y su familia no la dejaba sola en ningún momento. Todas las noches se quedaba su madre a hacerle compañía. Carmen se hacía la dormida para que su madre pudiese descansar, y entonces la oía llorar noche tras noche, hasta que un día abrió los ojos y le preguntó a su madre por qué lloraba, a lo que ella contestó llena de tristeza “me han dicho que no volverás a andar”. Carmen, con la espontaneidad que la caracterizaba, le contestó “eso es lo que creen ellos, esos no me conocen”.

Al día siguiente, cuando llegó el médico, Carmen le preguntó abiertamente si no había nada que hacer al respecto, si estaba condenada a vivir el resto de su vida postrada en una cama y le explicó que al principio no notaba nada de cuello para abajo, pero en ese momento ya notaba los brazos y el tronco, así que ella confiaba en que pasaría lo mismo con el resto del cuerpo. El médico le explicó que iría sintiendo más algunas partes de su cuerpo, pero de cintura para abajo no sentiría nada, ya que tenía una lesión en la médula. Ella le pidió una alternativa, no podía creer que con veinte años, y en un pestañeo, sus preocupaciones hubiesen cambiado tanto, de tener pánico a suspender un examen, a pensar que estaría el resto de su vida dependiendo de los demás.

Al cabo de un rato, el médico volvió a entrar en la habitación para comunicarle que había un tratamiento experimental, que consistía en inyectar una sustancia en la médula espinal. Eso no le garantizaba nada, ya que no sabían si mejoraría o incluso empeoraría, pero lo que ella tenía claro es que no se iba a rendir sin intentarlo. Sus padres intentaron convencerla de que no lo hiciese, por miedo, pero ella estaba decidida, firmó los papeles y al día siguiente la trasladaron al nuevo hospital donde iban a realizarle el tratamiento.

Durante dos meses, el día a día fue muy duro, ya que sólo le pinchaban y no veía la mejoría en nada, pero una noche de finales de agosto, Carmen despertó por un pinchazo muy fuerte que sintió en la cadera y lloró de alegría… No quiso que le pusieran ningún calmante, ya que la felicidad que sentía era causada precisamente por ese dolor y quería sentirlo siempre. Al día siguiente quiso bajar al gimnasio con más alegría que nunca. Allí contó a todos que sentía dolor, de hecho tenía que parar su rutina por los pinchazos que iba sintiendo a lo largo de las piernas, pero respiraba hondo y se volvía a incorporar a las tareas en seguida.

Al cabo de un mes de entrenamiento, podía andar en las barras y utilizaba el andador como si nunca hubiese dejado de andar. Un día se soltó del andador y por fin lo hizo sola, estaba andando de nuevo. Las lágrimas rodaron por su cara y se dio cuenta de que lo había conseguido…

viernes, 13 de mayo de 2011

El Líder.. ¿nace o se hace?



Después de ver este vídeo nos quedan pocas dudas al respecto, ¿verdad? Nuestros niños de hoy son los líderes del mañana. Si les damos la educación adecuada, todos podrán desarrollar sus habilidades sociales al máximo. Una sobreprotección puede arruinar este talento natural que tiene un niño, así que dejémosles desarrollarse a su manera. Del mismo modo, también se puede ayudar a nuestros pequeños con sus habilidades sociales si no han nacido tan predispuestos a ellas, fomentándoselas desde la infancia.

Los adultos también podemos aprender mucho sobre el tema, no por haber dejado la infancia se nos han cerrado todas las puertas. Sólo necesitamos un poco de tesón. Con la preparación adecuada, todo el mundo es capaz de conseguir lo que desea. Empecemos por las habilidades sociales. ¿Qué os parece?

domingo, 17 de abril de 2011

El secreto de las águilas

El viernes estuve en la reunión mensual de Foro Coaching Valencia y la ponente que vino a compartir con nosotros su experiencia, Ana Belén Miguel, nos regaló un Salmo que me gustó mucho y he decidido compartirlo con vosotros:

El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión.

Alos 40 años, sus uñas están apretadas y flexibles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. ¡Volar se hace ya tan difícil! Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo.

Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo, con el que se desprenderá una a una de sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de 5 meses, sale para su vuelo de renovación, y a vivir 30 años más.

Situaciones parecidas nos suceden a lo largo de la vida. Hay momentos en que parece que hemos dado en nuestro (trabajo, familia, comunidad, Congregación) todo lo que teníamos.

Pareciera como si hubiéramos agotado nuestra creatividad y que ya no tenemos mucho que aportar.

Nuestra vida suele verse gris y envejecida. ¡Estamos en un punto de quiebre!. O nos transformamos como las águilas o estaremos condenados a morir. La transformación exige, primero, hacer un alto en el camino, tenemos que resguardarnos por algún tiempo. Volar hacia lo alto y comenzar un proceso de renovación.

Sólo así podremos desprendernos de esas viejas uñas y plumas para continuar un vuelo de renacimiento y de victoria. y ¿cuáles son esas plumas y uñas de las que tenemos que desprendernos?. Pues, cada uno puede identificarlas fácilmente en sus vidas: son aquellas actitudes, vicios y costumbres que nos impiden el cambio, que nos atan al pasado, a la mediocridad, a la falta de ánimo para empezar la lucha.

En otros puede tratarse de resentimientos, complejos, baja o alta autoestima, que nos nublan la vista y la capacidad de ser objetivos con nosotros mismos. Debemos desprendernos de contumbres, tradiciones y recuerdos que nos causan dolor. Solamente libres de peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

Es increíble descubrir en la Biblia, que ya el salmista (1000 a 800 años antes de Cristo) conocía el secreto de las águilas:

"Él perdona todas tus culpas y sana todas tus enfermedades. Él rescata tu vida de la tumba y te colma de amor y de ternura, sacia de bienes tu existencia, y te rejiveneces como un ÁGUILA" Salmo 103: 3-5

domingo, 3 de abril de 2011

¿Preparados para el cambio?

En el mundo que vivimos y en los tiempos que estamos, debemos estar preparados para todo tipo de cambios repentinos en nuestras vidas.

Sin haber pensado en ello y de la noche a la mañana, se pueden suceder una serie de cosas que parece que no estamos preparados para vivir.

Un día llegas al trabajo y la puerta está cerrada, han decidido cerrar la empresa y nadie había pensado en ello porque no se veía venir... ¿alguien se había molestado en observar y reflexionar sobre ello? No, simplemente os habíais limitado a dejaros llevar por la rutina, os habíais limitado a trabajar todos los días del mismo modo y a cobrar a final de mes, que, al fin y al cabo, era lo importante. Y una vez ha sucedido... os dais cuenta de que hubo muchas señales que indicaban que esto podía ocurrir.

Cuando llegas a casa, tu pareja se ha ido y te ha dejado una nota de despedida... ¿Pero qué ha ocurrido? Si todo estaba como siempre.... ¿Estás seguro? Vivir al lado de una persona, no significa que le prestes la atención necesaria. Seguramente llevaba meses enviando señales de descontento, pero no te has molestado en intentar entenderlas.

Y así puede ocurrir en cualquier faceta de nuestras vidas. Por eso es importante saber observar todo lo que ocurre a nuestro alrededor, porque nos da pistas sobre cómo se pueden desarrollar las cosas en un futuro.

Si no hemos podido llegar a tiempo para darnos cuenta de lo que estaba ocurriendo y atajar el problema (no todo el mundo tiene capacidad suficiente de observación como para descifrar las complejas señales que emitimos inconscientemente), sólo nos queda afrontar el cambio.

¿Y cómo podemos hacerlo? No aferrándonos a lo que teníamos y buscando nuevos objetivos en los que centrarnos, no perder nunca la ilusión y la motivación es lo que nos ayudará a recuperar la normalidad en nuestras vidas, no sin antes pasar por lo que se llama "período de duelo", que es algo necesario para poder afrontar después una nueva etapa.

Espero que no tengáis que enfrentaros a muchos cambios negativos en vuestras vidas, pero he considerado necesario publicar estas sencillas pautas...

lunes, 21 de marzo de 2011

¿Sabes cuánto vales en realidad?

Una pequeña parábola para darse cuenta que valemos mucho más de lo que pensamos.
Alfredo, con el rostro abatido de pesar se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café.

Deprimido descargó en ella sus angustias...que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación...todo parecía estar mal en su vida.

Marisa introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 50 euros y le dijo:

- Alfredo, ¿quieres este billete ?

Alfredo, un poco confundido al principio, inmediatamente le dijo:

- Claro Marisa...son 50 euros, ¿quién no los querría ?


Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo. Mostrando la estrujada pelotita a Alfredo volvió a preguntarle:

- Y ahora ¿igual lo quieres ?
- Marisa, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 50 euros, claro que los cogeré si me los entregas.
Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.
- ¿Lo sigues queriendo ?

- Mira Marisa, sigo sin entender que pretendes, pero ese es un billete de 50 euros y mientras no lo rompas conserva su valor...

- Entonces Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee, SIGUES siendo tan valioso como siempre lo hayas sido...lo que debes preguntarte es CUANTO VALES en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.


Alfredo se quedó mirando a Marisa sin decir palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.

Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó:

- Toma, guárdalo para que te acuerdes de esto cuando te sientas mal...pero me debes un billete NUEVO de 50 euros para poder usar con el próximo amigo que lo necesite.
¿Cuántas veces dudamos de nuestro propio valor, de que realmente MERECEMOS MÁS y que PODEMOS CONSEGUIRLO si nos lo proponemos ? Claro que el mero propósito no alcanza...se requiere de la ACCIÓN para lograr los beneficios. Yo sé que se puede y que existen innumerables caminos para conseguirlo.

domingo, 13 de marzo de 2011

¿ZANAHORIA, HUEVO O CAFE? QUE ERES TU?

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, chef de profesión, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres recipientes con agua y los colocó sobre fuego. Pronto el agua de cada uno estaba hirviendo. En uno colocó zanahorias, en otro huevos y en el último preparó café. Los dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café. Mirando a su hija le dijo: "Querida, ¿qué ves?"

-"Zanahorias, huevos y café", fue su respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó: "¿Qué significa esto, papá?".

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo. Pero habían reaccionado en forma muy diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. El café sin embargo era único; después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

-"¿Cual eres tú?", le preguntó a su hija. "Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido, te has vuelto dura y rígido? ¿O eres como el café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

Y tú,¿cual de los tres eres?

sábado, 5 de marzo de 2011

LAS NUEVAS FUNCIONES Y HERRAMIENTAS DEL GERENTE COMO COACH DE VENTAS

Este sistema de Coaching implica nuevas funciones para el gerente como coach. Deberá ser un líder visionario inspirador, seleccionador de talentos, ejecutar una labor de acompañamiento al terreno, será un consultor de desempeño individual a la vez que un buen gestor de trabajo en equipo, motivador y desarrollador de carrera de los miembros del equipo y un estratega innovador.



Para seleccionar talentos es necesario tener presente que sus resultados dependen de sus competencias en conocimientos que corresponde a lo que sabe o conoce una persona, habilidades que corresponden a lo que puede hacer y comportamiento ético que corresponde a lo que debe hacerse.

Las técnicas a utilizar son:

Reclutamiento, que consiste en tener un abanico de candidatos triunfadores, desarrollar correctamente a la gente dentro de la empresa y estar pendiente sobre todo del desarrollo de los vendedores en entrenamiento o trainees.



La selección consiste en utilizar correctamente las técnicas de entrevista, efectuar pruebas de Role-Play de venta, acompañar al terreno con el prospecto y pruebas técnicas.

La herramienta fundamental para el coaching es el entrenamiento que desarrolla habilidades y actitudes.

En el caso de que el gerente no disponga de estas características concretas, sería interesante que se apoyase en un Coach de Ventas. Así como existe un perfil para determinar las posibilidades de éxito de un vendedor talentoso, también hay un perfil de coach de ventas, en cuanto a conocimientos de planificación estratégica, economía de mercados, teoría de precios, administración y gestión de recursos humanos, psicología del consumidor y comportamiento de grupos.En cuanto a habilidades de Liderazgo y dirección, coaching y mentoría, comunicación empresarial, interpersonal, selección de personal, entrenamiento, habilidades para hacer presentaciones en público, delegación y empowerment y toma de decisiones. También deberá tener ciertas actitudes respecto a Liderazgo mediante un ejemplo, orientación a los resultados, trabajar en equipo, automotivación, humanístico desarrollador, afiliativo, disciplina, compromiso y paciencia. En cuanto a su nivel de ética, será imprescindible que el Coach sea un ejemplo de estilo de vida, respeto por la persona, dignidad humana, orientación al servicio, honestidad personal y profesional.



El Coach, también deberá recibir coaching, por lo que no es extraño que cada Coach tenga a su vez otro Coach, aunque al ser persona de autoconfrontación, el mismo puede realizar su propio coaching, ya que tiene herramientas para ello, teniendo en cuenta que esto no es tan sencillo como parece y hay que tener un gran nivel para poder conseguirlo.

Una vez terminado un proceso de Coaching de Ventas, los gerentes suelen destacar como lecciones aprendidas la visión ganadora-trascendente del Coach, el seguimiento de más corto plazo para el cumplimento de metas, el liderazgo para el ejemplo, el liderazgo ejercido en el terreno, la capacitación y el entrenamiento individual a partir de las fortalezas y debilidades de cada persona, el entrenamiento continuo, el Coach como entrenador de su equipo, la selección y desarrollo de talentos, la motivación centrada en procesos internos individuales, el coaching como disciplina y el trabajo en equipo.

El sistema del Coaching, como sistema integral de liderazgo y acción, garantiza que la capacitación y el entrenamiento se desarrollen a partir de las necesidades del empleado en cuanto a conocimientos, habilidades, actitudes y comportamiento ético requerido para alcanzar unos resultados deseados y planificados.

sábado, 12 de febrero de 2011

Curso Taller de Introducción al Coaching

El Coaching es el método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir una meta o de desarrollar habilidades específicas. Hay muchos métodos y tipos de Coaching. Entre sus técnicas, se pueden incluir charlas motivacionales, seminarios, talleres y prácticas supervisadas, aunque el Coaching se basa sobre todo en procesos en los cuales se reunen el coach y el coachee ...(quien recibe coaching).




En el proceso de Coaching se parte de la premisa de que el coachee es la persona que cuenta con la mayor y mejor información para resolver las situaciones a las que se entrenta. En vez de enseñar, el coach facilita al coachee a que aprenda de sí mismo.



En este curso de Introducción al Coaching se tratarán temas como en qué consiste esta disciplina, se darán las claves para poder hacer preguntas poderosas y finalizaremos haciendo sesiones de Coaching.


El curso será presencial en Valencia el sábado 19 de Febrero, en horario de 9:00 a 14:00h y de 16:00 a 19:00h.

Para más información contactad en la siguiente dirección anna.fortea@gmail.com

domingo, 23 de enero de 2011

¿Cómo explico qué es el Coaching?

Esta es una explicación gràfica muy sencilla donde se ve qué es el Coaching, cuál es el trabajo del coach y cómo el coachee avanza hacia su meta con un poco de apoyo.

martes, 18 de enero de 2011

Cómo superar la tristeza

Es importante manejar nuestras emociones y no que ellas nos manejen a nosotros. La tristeza es un sentimiento natural y sano, pero también es atemporal. Hay un momento en que depende de nosotros superar esa tristeza y seguir adelante. Espero que esta entrevista a Fernando Álvarez os sirva de ayuda...

lunes, 10 de enero de 2011

Buenos propósitos

Con la vuelta a la rutina, hoy todos estamos pensando en los nuevos propósitos para el año nuevo. La mayoría de nosotros hemos hecho una lista titulada "Propósitos 2011" y que en casi todos los casos se limitará a ser un trozo de papel con letras que terminará en la basura.

Este es el año en que mucha gente va a realizar su cambio, y otros van a consolidar el cambio que hicieron en 2010, pongamos entre nuestros propósitos, revisar la lista cada semana para no perder de vista nuestros objetivos.




Feliz vuelta!!!