Google+ Followers

viernes, 22 de julio de 2011

Quemando etapas...

Hay momentos en la vida que invitan a la reflexión, normalmente es en esos momentos cuando la gente nos dice que nos ve raros o “de bajón”, y no necesariamente tenemos que estarlo, simplemente estamos reflexionando...

Habitualmente, ese tipo de períodos de reflexión nos ayudan a evolucionar, sin embargo, a veces es duro dejar atrás determinadas cosas para avanzar hacia una nueva meta.

¿Cómo se estructura nuestra evolución como seres humanos? Pues en cualquier faceta de la vida, nuestra evolución se estructura en varias etapas, ya sea a nivel profesional, personal, relacional, etc...

Empezamos siempre por etapas inferiores o más sencillas, y a medida que vamos adquiriendo experiencia y por consiguiente confianza en nosotros mismos y en lo que hacemos, vamos “quemando” esas etapas para embarcarnos en una nueva aventura que nos llevará hasta la siguiente etapa.

En esta evolución natural, a veces se hace duro ese cambio, ya que solemos acomodarnos en el lugar donde dominamos cualquier situación, pero personalmente, considero que es de cobardes quedarse estancado y negarse a avanzar por el hecho de “controlar la situación”.

Embarcarnos hacia cosas nuevas, donde hay que asumir riesgos siempre genera intranquilidad e inquietud, pero si no nos ponemos a ello va a ser difícil que avancemos en la vida (por no decir imposible). Hay que quitarse el miedo a lo desconocido.

Y si fracasamos... ¿qué es lo peor que nos puede pasar? Quizás que nos tengamos que volver a levantar, sacudirnos el polvo y volver a empezar.

Son los períodos de reflexión de los que hablaba antes donde hay que hacer una lista de pros y contras, analizar todo lo que puede ocurrir... y si nos daños que provocaría el fracaso no son irreparables... no debemos dudar en emprender la aventura de buscar nuevos caminos, quemar etapas e intentar avanzar hacia nuestro nuevo futuro.

Las vacaciones suelen ser un período muy propicio para plantearnos nuevos retos y proyectos, para planificar cómo será nuestro próximo ciclo a partir de septiembre, así como el final y principio del año, que también nos animan a emprender nuevos retos. En estas épocas es cuando se llenan los gimnasios, las academias de idiomas, los centros para dejar de fumar, consultas de coaching, etc...

Es muy importante la constancia en todo lo que emprendemos, ya que no sirve de nada empezar muy fuerte para dejar nuestro nuevo e ilusionante proyecto al cabo de unas semanas. Así que hay que analizar muy bien el por qué de todo lo que hacemos, debemos buscar una motivación suficientemente fuerte y si vemos que nuestra meta no es proporcionada, buscar una que se adapte a nuestras condiciones presentes. Esto no significa que no vayamos a llegar a la meta que nos habíamos propuesto, sólo que hay que ser realistas e ir marcándonos objetivos alcanzables en el presente para que progresivamente nos vayamos acercando a nuestra meta final. Mediante estos objetivos iremos “quemando” las etapas necesarias para conseguir llegar a donde nos habíamos propuesto inicialmente.

Dicho esto, cuando os llegue el momento de reflexionar, espero que lo hagáis de la manera que os vaya a ser más beneficiosa. No me queda más que deseados mucha suerte en vuestros nuevos proyectos...

3 comentarios:

  1. ¿Tu sabes cuando lees algo y piensas "justo, justo, eso es lo que yo queria haber dicho"? pues eso me ha pasado al leer tu post. Que cansina la gente cuando te ven callada, como en 'modo-ahorro-de-energia' y quieren que les cuentes,que les informes de tus procesos de cambio... Esos procesos se hacen mejor en silencio. todas las etapas que comentas son realmente asi. ¡Mil gracias por explicarlo tan bien! Nunca me he creido mucho lo del 'coaching', soy una 'coachingesceptica' pero creo en las ideas y en las palabras y en el aprendizaje emocional y eso lo he encontrado en tu blog asi que, ¡enhorabuena! me alegro de haberte encontrado. Me quedo por aqui para seguirte leyendo. muchos besos

    (este google no acepta hoy tildes, lo siento)

    muaks
    http://codigo-xy.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. He pasado por tu blog y me ha parecido muy interesante ¿serán los 30 y tantos? ;) Seguiré pasando por allí.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Ana. Sí, los 30 y tantos me los esperaba algo más reposados y con todo lo importante 'hecho' y resulta que es como regresar a la casilla de salida y empezar a aprender cosas nuevas y caminar de nuevo por caminos que, a veces, parecen los mismos. Por eso resulta muy interesante reflexionar en alto o leer cositas como las que publicas en tu blog porque es así como me doy cuenta de que no, realmente el camino se parece pero nunca es el mismo, ya que con nuestros 30 hemos cambiado y cada paso tiene otro peso, otra dirección.

    muchos besos y ¡no dejes de enseñarnos!
    muaaks

    totalmente de acuerdo. Especialmente, en la temática que ocupa mi blog (relaciones de pareja), lo de 'natural' va a ser que no funciona. puede estar bien como detector del príncipe azul (si me acepta 'al natural' es mi hombre), pero resulta que tampoco sirve del todo ya que cuando nos enamoramos o nos colgamos de alguien o nos dejamos llevar por la emoción, somos naturalmente-idiotas y es mejor disimular un poco para no asustar a nuestros posibles candidatos. Luego ya... cuando el roce haga el cariño, supongo que es cuestión de ir 'naturalizándose'... ¿no os parece?

    Ya, ya, si todas preferimos eso de 'ser nosotras mismas' pero creedme, al principio, hay cosas que no encajan.

    qué listo es Wilde (tú también, guapa)
    muaaaks

    http://codigo-xy.blogspot.com/

    ResponderEliminar