Google+ Followers

viernes, 19 de agosto de 2011

La necesidad de unos días de vacaciones

A estas alturas del mes de Agosto, mucha gente ya ha terminado sus vacaciones, otros las están empezando, algunos están esperando para comenzar a disfrutarlas, pero... este año, hay mucha gente que se quedará sin ellas.



En los tiempos de crisis que estamos viviendo, y debido a la situación económica de algunas empresas y de muchas familias, hay mucha más gente que ha decidido seguir trabajando durante el período vacacional que le correspodía y cambiarlo por una contraprestación económica.


Entiendo cuáles pueden ser los motivos, en unos casos, es la empresa, la que, al haber despedido a gente por cuestiones económicas, exprime a los trabajadores que todavía continúan en plantilla y les pide que renuncien a sus vacaciones para poder hacer frente al trabajo pendiente. En otros casos, es la situación económica de la familia del empleado, debido a la altas tasas de desempleo, la que le obliga a negociar esta situación con su empleador.


Sin embargo, sea cual fuere la causa, es importante conocer por ambas partes, cuáles pueden ser las consecuencias de que no se disfruten las correspondientes vacaciones.


Las vacaciones son imprescindibles para aliviar el estrés. Si un empleado está estresado y no se toma el respiro necesario para poder librarse de esa situación, ésta se puede convertir en algo fatal, tanto para el trabajador, como para el empleador.


Todos sabemos las consecuencias que puede tener una acumulación de estrés. Tanto desde el punto de vista de la convivencia o ambiente laboral, ya que el estrés nos vuelve irritables, como desde el punto de vista de la salud, ya que está científicamente probado que los picos de estrés pueden desencadenar en enfermedades de todo tipo, que puden ir desde problemas en la piel, pasando por diabetes, hipotiroidismo o problemas renales, entre otros. Las conscuencias de todas estas enfermedades perjudicarán tanto al empleado como al empresario, ya que, bajo mi punto de vista, es preferible tener a un empleado de vacaciones unos días, que tenerlo de baja por enfermedad.


Esta es sólo una pequeña reflexión, para que quienes han decidido negociar el cambio de sus vacaciones por contraprestaciones económicas, ya sea por parte de la empresa, o del trabajador, teniendo en cuenta cuáles pueden ser las consecuencias de sus actos. Personalmente, considero que unos días de vacaciones no le vienen mal a nadie y a partir de esta reflexión, cada uno es libre de hacer lo que quiera, siempre con la información necesaria.


1 comentario:

  1. totalmente de acuerdo. el descanso es saludable. es imprescindible. para todos y para el rendimiento laboral también. Ojalá los empresarios, gerentes y responsables de RRHH supiesen algo más sobre cómo funciona la motivación del personal.

    ResponderEliminar