Google+ Followers

martes, 19 de junio de 2012

El bambú japonés. Cuento Zen.

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.
También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: "¡Crece, maldita seas!"...

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

¿Tardó solo seis semanas crecer?.

No. La verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Quiero agradecer a mi gran amiga y compañera Lola Minchero, que me ha ayudado con esta fábula que nos ayuda a ver que para tener éxito en esta vida, hay que ser como el bambú japonés, que a parte de esta peculiaridad, tiene otras muchas que también nos podemos aplicar, como la flexibilidad y la capacidad de levantarse cuando el viento le hace tocar el suelo.